El Lenguaje del vino

Al ser el vino una herencia cultural arraigada en muchas sociedades distintas, está sujeto a una serie de regionalismos que hace difícil realizar comparaciones y llegar a entendimientos entre amantes del vino de distintas localidades.

Para lograr un entendimiento adecuado, se hace necesario lograr un lenguaje común que pueda ser utilizado por todos y permita la comunicación independientemente de las regiones originarias.

Es por lo anterior que se ha desarrollado toda una terminología universal para hablar, y opinar, de un vino que debe ser manejadas por todos aquellos que en este mundo se sumergen. Estos términos son de fácil asimilación y de claro entendimiento. Colocaré aquí algunos de ellos.

  • Abierto de color: Vino muy claro, con poco color.
  • Abocado: Vino ligeramente dulce.
  • Armazón: Estructura del vino.
  • Ataque: Es la primera impresión al colocar el vino en la boca.
  • Aterciopelado: Vinos que muestran un paladar especialmente sedoso y acariciante.
  • Basto: Vino ordinario, de baja calidad.
  • Blando: Falto de frescura debido a una uva con poca acidez.
  • Bouquet: Son las notas olfativas más complejas que se desarrollan con el envejecimiento del vino. Surge con la evolución de los aromas primarios provenientes de la uva.
  • Carnoso: Sugiere vinos con cuerpo, plenos en boca y con estructura.
  • Cubierto: Se dice de un vino cuando presenta una coloración homogénea e intensa.
  • Cuerpo: Carnosidad, buena constitución y suficiente alcohol, todo bien integrado. Es condición infaltable a los grandes vinos pero no determinante. Un vino puede tener gran cuerpo y no por eso ser grande.
  • DOC: Denominación de orígen controlada.
  • Empalagoso: Vino demasiado dulce por el alto contenido de azúcar fuera de equilibrio.
  • Final de boca: Son las últimas sensaciones que se perciben al degustar un vino luego que este ha sido tragado.
  • Fino: Vino elegante en la nariz y en la boca
  • Flexible: Vinos redondos y con suavidad
  • Franco: Se dice que un vino es franco cuando no se observa ningún defecto ni en nariz ni en boca.
  • Graso: Vino suave, con alto contenido en glicerina
  • Intenso: Esquema para medir la cantidad de color, aroma o sabor de un vino
  • Limpidez: Se refiere al grado de impurezas que el vino presenta a la vista. Se define con adjetivos como cristalino, brillante, claro, velado, opalescente, nublado, turbio, etc.
  • Maduro: Vino que ha alcanzado su máxima maduración antes de comenzar a decaer
  • Mordiente: Vinos muy ácidos.
  • Neutro: Vinos faltos de aroma.
  • Pastoso: Vinos dulces y densos.
  • Picante: Sensación producida por las burbujas (gas carbónico) en la lengua.
  • Plano: Vino poco ácido y sin frescura en la boca.
  • Robusto: Vino vigoroso, rico en taninos y alcohol; carnoso y potente.
  • Tanino: componente del vino responsable de su astringencia.
  • Tranquilo: Término referido a los vinos que aparentemente no contienen gas carbónico.